Los bomberos de Grado realizaron 443 salidas a lo largo del 2008

L.V.A. – El Parque de Pravia registró en 318 casos, 92 de ellos en el concejo.

ALEXIA E. MARTIN

El Parque de Bomberos de Grado, dotado con una plantilla de ocho bomberos conductores y ocho auxiliares, contabilizó 443 salidas el año pasado. En el municipio moscón se registraron 241 de estas salidas, 49 en Proaza, 30 en Llanera y 23 en Belmonte, manifestó ayer la viceconsejera de Seguridad, Teresa Ordiz, que visitó las instalaciones junto al director de Interior, Valentín Ruiz; el gerente de Bomberos Asturias, Antonio del Corro; el alcalde, Antonio Rey; y otras autoridades locales.

La viceconsejera, que destacó las «condiciones óptimas y las dotaciones de gran calidad» de los 19 parques de bomberos de Asturias, manifestó, asimismo, que «un 39% de las intervenciones se correspondieron con incendios, un 20% con asistencias sanitarias y un 7% con salvamentos», entre otras actuaciones.

Ordiz también visitó ayer el parque de Pravia, que realizó 318 salidas durante el ejercicio pasado, «92 de ellas por el concejo praviano, 51 por Cudillero, 42 por Belmonte de Miranda y 40 en Salas». El 31% de las actuaciones fueron por incendios. Estas instalaciones cuentan con ocho bomberos conductores.


L.N.E. – La Confederación descarta instalar sirenas para avisar de los desembalses en los ríos

El organismo ve inviable la petición de los pescadores y considera que es el Principado el competente para decidir sobre las medidas de seguridad fluviales

Pravia, V. DÍAZ PEÑAS

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) rechazó ayer la posibilidad de instalar señales acústicas para avisar de la apertura de compuertas en la presa de Soto de la Barca (Tineo). Esta medida ha sido solicitada por los pescadores para evitar riesgos y tragedias, como la muerte por ahogamiento de un joven al subir de repente el nivel de las aguas en el Narcea, en 2007, que investiga el Juzgado de Grado.

La Confederación mantiene que esta medida es inviable y que es el Principado quien debería proponer un sistema de aviso. «Estamos abiertos a estudiar cualquier propuesta al respecto», matizaron desde CHC.

Como se apunta desde la Confederación, la presa de Calabazos, situada en Soto de la Barca, es de uso hidroeléctrico y, por tanto, su operatividad es rutinaria. «La operación de arranque y apagado de turbinas es una actividad rutinaria y que además no implica una alteración importante en el caudal del río Narcea», afirman. Por ello consideran que señalizar esta operación de puro frecuente con una sirena que alerte a los pescadores no parece ni funcional ni sostenible.

La Confederación Hidrográfica señala que la única actividad en la que esta operación de apertura de compuertas puede suponer un problema es la de la pesca. Por ello, consideran que es el Principado de Asturias el que debe proponer los sistemas de aviso requeridos por los pescadores. «Como Administración competente en la regulación de la actividad de la pesca, es el Principado quien debería proponer un sistema eficaz y adecuado para informar a los pescadores de que pueden estar sometidos a cambios de nivel en el agua», puntualizaron.

En este sentido, desde la Confederación se muestran receptivos a posibles propuestas para avisar de crecidas a los pescadores. «CHC está abierta a estudiar cualquier postura al respecto, aunque por el momento no se ha recibido ninguna». Por su parte, los pescadores ya instaron -sin éxito de momento- a Medio Ambiente a poner en marcha algún tipo de dispositivo que les avise de subidas repentinas del nivel del cauce.

Comments are closed.