Exposición en Grado “PINTURAS DE PUEBLOS Y PAISAJES ASTURIANOS”,de Pep Segura

14 de julio al 15 de agosto

Exposición “PINTURAS DE PUEBLOS Y PAISAJES ASTURIANOS”
de Pep Segura

Lugar: Casa de Cultura de Grado/Grau

PEPSEGURA
Nacíó en Sant Feliu de Llobregat (Barcelona).
Entre los muchos premios conseguidos, se
encuentran la Medalla de Oro de la Ciudad de
Sabadell y el Gran Prix de Europa del Salón
Castellnaudary (Francia).

Fué seleccionado para realizar la exposición en
homenaje a la poetisa catalana MERCÉ BAYONA
y CODINA (Girona).

Realizó los cuadros y acuarelas del libro MASIES
DE BIGUES I RIELLES para la Fundación Bigues
i Riells (Barcelona).

En 2006, realizó veinticuatro cuadros y ocho
acuarelas reproducidos en el libro que se
ha editado con motivo del centenario del
fallecimiento de la poetisa catalana MARIA de
BELL-LLOC.

Su obra se encuentra en museos y colecciones
particulares de ESPAÑA, FRANCIA, ARGENTINA,
LUXEMBURGO, MEJICO, ANDORRA, ESTADOS
UNIDOS SUDÁFRICA y REINO UNIDO.
Tres cuadros, relacionados con el mar, están
expuestos en el LUDERITZ MARITIME MUSEU
de NAMIBIA.

Numerosos críticos, entre los que figuran
Francesc Gali, José María Cadena ó José
Samaniego, han escrito sobre su obra.
Ha expuesto, en los últimos años, en importantes

Pep Segura y uno de sus cuadros donde aparece
el Ayuntamiento, la plaza y el mercado de Grado
galerías de España, Francia y Andorra.

Afincado en Gijón desde hace quince años. Fué encargado por
el presidente del Centro Asturiano de Barcelona, para pintar 40
cuadros de pueblos de Asturias, que formarán parte de un libro
que será editado y enviado a la FICA (Federación Internacional de
Centros Asturianos) y a los centros repartidos por el mundo, para ser
entregados a los afiliados emigrantes.

Una vez esté editado el libro, se presentará en el Palacio Toreno de
Oviedo y en el Antiguo Instituto de Jovellanos de Gijón.

SOBRE LA PINTURA DE PEPSEGURA
Acostumbrado a la luz del Mediterráneo, sus ojos y sus pinceles ven
de manera diferente el paisaje asturiano, se ha acercado a nuestros
clásicos de principio del siglo XX, como Juan Martínez Abades,
Carolina del Castillo, Ventura Alvarez Sala, Julia Alcaide, y los grises
de Evaristo Valle y Piñole.

Su primera operación ha consistido en escoger paisajes de Asturias
iluminados por el sol del otoño o de la primavera. Una luz no tan fuerte,
un sol poniente que provoca sombras alargadas. Así ha ido, poco a

Pep Segura con su óleo de una de las calles de la villa moscona
poco recorriendo el camino de su acercamiento personal a la Asturias
en la que vive. La segunda gran operación al amparo de situaciones
concretas, consistió en ir aplicando esas luces mediante grises suaves.
Estamos, pues, ante un pintor que, mirando hacia atrás en el tiempo,
retoma el paisaje asturiano tradicional, lo interpreta, nos lo devuelve
visto, con otros ojos, una nueva sensibilidad.

Pero, también, mira hacia adelante, pues en esta manera de pintar se
introducen los modos y tradiciones de la segunda mitad del siglo XX.
Si tuvíeramos que resumir su características, hablaríamos de una gran
capacidad de observación, la pincelada suelta de raíz impresionista y
a la vez el dripping o salpicado, tan gestual como interesante sometido
a control, buscando que ese toque aporte novedad y se integre de
forma natural en el paisaje.

Añadamos una nueva característica, muy importante. Pepsegura no
es un pintor de retoques. Pinta al óleo, pero muy diluido. El aguarrás
hace que, estas telas al óleo se parezcan a una acuarela. Lo que
requiere precisión y soltura.

La observación lleva a Pepsegura a pintar al natural, recorriendo
montañas, costas y ríos, seleccionado motivos que le llaman. Busca
detalles relajados, lugares tranquilos, la naturaleza como refugio, lejos
del mundanal ruido. Ha dado con una Asturias que le ha sorprendido.
Aprecia el paraíso. Sabe que, si quiere pintar los bufones de Pria, ha
de buscar un día claro, con marea llena y viento norte. Y encuentra
el día y allí está con el caballete contra el viento. Aquí no le acosan
las multitudes. Si quiere luces suaves, busca las sombras de los ríos
que corren al fondo de valles profundos, las suavidades verdes del
puente sobre el Cares o el paisaje de Somiedo.

El toque suelto de la pincelada de Pepsegura construye rocas o cantos
rodados, plasma reflejos, toca árboles. Y en los primeros términos,
se reconocen los salpicados, llenos de atrevimiento y modernidad.

José A. Samaniego Burgos
Crítico de arte


Gustavo Adolfo Fernández Casa de Cultura C/ Cerro de la Muralla s/n
33820 Grado/Grau 985752277 628361917

Comments are closed.